curiosidades mientras dormimos

8 curiosidades que ocurren mientras dormimos

Mientras dormimos nuestro cuerpo realiza un montón de funciones. No nos damos cuenta, pero nuestro cuerpo es una máquina que siempre está en funcionamiento. Hoy te proponemos descubrir 8 curiosidades que ocurren en nuestro cuerpo mientras dormimos.

1. Tirones, sacudidas bruscas

A todos nos ha ocurrido, estás a punto de irte a dormir en tu nuevo colchón viscoelástico y te da un tirón, o tu pierna se sacude como si estuvieras dando una patada digna de karate. Esto se debe a que nuestro cuerpo está entrando en un estado latente antes de dormir y el cerebro interpreta esta latencia como una caída y nos sacude.

2. Rechinar los dientes

Muchas personas rechinan los dientes por la noche. Hay unos que se dan cuenta y otros no. Este fenómeno se llama bruxismo y puede producirse en situaciones de stress o cuando nuestra mandíbula no encaja bien. Las personas que rechinan los dientes se levantan por la mañana con dolor de mandíbula y suelen tener más problemas dentales.

3. Parálisis del sueño

Sucede en la fase REM (Rapid Eye Movement o Movimiento Rápido de los Ojos). La parálisis del sueño consiste cuando somos conscientes de que hemos despertado, pero nuestro cuerpo sigue aletargado y no podemos movernos. En este momento se producen las pesadillas más claras y resultan más aterradoras ya que queremos movernos, sabemos que lo que vemos no es real, pero el cuerpo está completamente inmóvil.

4. Hablamos en voz alta

¿Nunca te ha ocurrido que estás durmiendo con alguien y te habla? Te dice “hola” o “mañana te recojo al salir”. Por lo general la persona que habla no lo recuerda. Se suele decir palabras sueltas o alguna pequeña frase, pero no lo suficiente como para tener una conversación.

5. Los ojos no paran de moverse

Incluso teniendo los ojos cerrados, estos no están fijos y están en continuo movimiento. No se sabe muy bien a qué se debe este movimiento incesante, pero por la noche hay una gran actividad neuronal ya que nuestro cerebro está trabajando para organizar recuerdos, memorizar, clasifica información en la memoria a corto-medio-largo plazo… Es por eso que es esencial tener un descanso tranquilo, reparador y alejado de luces fuertes que nos puedan despertar.

6. Somos un poquito más altos cuando dormimos

Durante todo el día, nuestro cuerpo está sufriendo el peso de la gravedad. Seguramente no lo hayas notado, pero por la mañana eres ligeramente más alto que por la noche al irte a dormir. Nuestra columna soporta nuestro cuerpo y el peso de la gravedad durante todo el día. Al irnos a dormir en nuestro colchón, nuestra columna respira del peso, puede descontraerse y “crecer”.

7. Dormir hace que crezcamos

Siempre se ha dicho que los niños crecen por la noche, y es así. La hormona del crecimiento se libera y está en mayor actividad por las noches. Esta hormona es la responsable de que crezcan los músculos y huesos. A los adultos, esta hormona permite que nuestros tejidos se regeneren.

 

Compartir
Facebook
Twitter
LINKEDIN
Instagram

Comments are closed here.