Descanso

Aromas para conciliar el sueño

Los aromas están presentes en nuestra vida. Algunos hasta nos transportan en el tiempo y algunos tiempos nos remiten a ciertos aromas. El olor de según qué comida casera nos puede llegar a trasladar a nuestra infancia en casa de nuestra abuela, por ejemplo. La mezcla de aromas entre el chocolate caliente y la carne picada a la plancha nos remiten a la magia de las luces de feria o fiestas de cualquier pueblo en el mes de agosto. Verbena. Y un ejemplo al revés: cuando recordamos ese viaje a Nueva York —ese viaje a tantas películas en solo siete días— en el que irremediablemente la mente piensa fuerte y recuerda aquel olor a peppermint. Porque, ojo, las calles neoyorkinas huelen a menta. Maravillosamenta.

Eso para vivir de día. Para vivir de noche —dormir—sucede lo mismo. Existen ciertos aromas que te guiñan un ojo y te ayudan a conciliar el sueño. La aromaterapia es un recurso muy efectivo para combatir el insomnio. Los aceites relajantes actúan sobre el sistema nervioso y ayudan a recuperar ese sueño reparador que tanto andamos buscando. También nos podemos saltar este paso y descansar directamente sobre un colchón KHAMA para recuperar ese sueño reparador que tanto andamos buscando. Pero si todavía no hemos elegido el que mejor se adapta entre toda nuestra gama de colchones, hemos seleccionado una serie de aceites y aromas para conciliar el sueño.

Manzanilla. El aceite esencial de manzanilla romana se aconseja especialmente para personas hipersensibles o personas a las que un acto o acontecimiento próximo les quite el sueño.

Mandarina. Aceite esencial muy suave indicado en casos de insomnio pasajero o para cuando necesitemos que se pare el mundo. Modo desconexión.

Lavanda. La gran estrella de la aromaterapia y especialista en el sistema nervioso. Una eficacia casi infalible a la hora de conciliar el sueño gracias a sus moléculas calmantes, relajantes y sedantes.