¿De qué tejido debe ser una cama infantil?

Una cama infantil es perfecta para ayudar al desarrollo del niño desde que sale de la cuna hasta que ya puede utilizar una cama de adulto. El tiempo pasa tan rápido… ¡Hace nada eran pequeños y en nada pegarán el estirón! Por ello, no está de más ir pensando en el cambio que supondrá la nueva cama en su hábito de sueño.

El mundo del descanso se ha dividido, por normal general, en dos grupos: los colchones de cuna y los colchones de adulto. ¿Es correcta esa división? Quizás no, por perder los matices asociados a las etapas vitales.

 

La importancia de un buen descanso

En Khama estamos seguros de que el descanso es esencial en nuestras vidas, especialmente en la vida de los niños que están en continuo crecimiento. Con cada etapa de su vida van adquiriendo más responsabilidades (deberes, trabajos en grupo, tareas del hogar), conocen a más amigos y quieren saber más del mundo que les rodea. ¡Su curiosidad nunca cesa!

Con un buen descanso reparador que se adapte a sus necesidades, lograremos que el rendimiento de los más peques durante el día no sea un problema, ya que el cuerpo y la mente habrán descansado. ¡Nuestros hijos estarán listos para afrontar los desafíos del día a día! Todo esto lo conseguiremos utilizando los mejores materiales para que sus cuerpos en desarrollo reposen en materiales cómodos, como el lino y el algodón.

 

Tejidos y materiales idóneos para una cama infantil

En Khama queremos transmitir buenos valores. Y si lo hacemos con los colchones para adultos, ¡con más motivo con los colchones infantiles! No nos cansamos de fomentar la vida sana, la cultura del descanso saludable, la filosofía eco-friendly, y concienciamos sobre la importancia de utilizar productos que sean respetuosos con el Medio Ambiente y con nuestro cuerpo.

Por ello, usamos algodón de cultivo orgánico para la elaboración de nuestros colchones. La demanda del mercado de utilizar materiales puros y justos con el ecosistema nos hace escoger este tipo de material orgánico, que tiene las mismas características que el algodón al uso.

El lino también es un tejido ligero, fresco al tacto, transpirable y suave. Este material es capaz de reducir la temperatura corporal y la tensión muscular, además de ser famoso por sus efectos relajantes.

Contamos con el certificado internacional OEKO-TEX® para textiles y espumas, que garantiza el uso de productos textiles sin sustancias nocivas para nuestros niños. Gracias a esta certificación, Khama asegura a sus clientes que no habrá ninguna composición perjudicial en el colchón.

Los colchones Kale y Kilda son desenfundables. Esto significa que si los pequeños de la casa manchan el colchón, podremos lavar las fundas cómodamente en la lavadora y seguir ofreciendo a nuestros hijos un descanso cómodo, saludable e higiénico.

Pero no sólo los tejidos con los que el cuerpo está en contacto son importantes para conseguir un sueño reparador. ¡El núcleo de un colchón es su corazón! Y sin un buen corazón no podemos tener un buen descanso. Por eso contamos con las mejores espumas hiperventiladas para realizar el núcleo de nuestros colchones. Estas espumas consiguen una muy buena transpirabilidad y adaptabilidad.

Por su parte, los modelos Kilda, Kanoa y Karoo cuentan con la espuma hiperventilada y con la tecnología de muelles Multi-Spring. Estos muelles son muy adaptables al contorno del cuerpo, ya que están fabricados y encapsulados de manera individual. De este modo, cada muelle reacciona de manera diferente, según de la cantidad de presión que reciba.

¿Conoces ya la importancia de elegir unos buenos tejidos y unas buenas calidades para la cama de tus hijos? Ten en cuenta que esta etapa de crecimiento es esencial, puesto que en ella se desarrollan como personas y llegan a la fase adulta. Necesitan un colchón que, junto con los materiales adecuados, les proporcione el descanso saludable que demandan a su edad.

Compartir
Facebook
Twitter
LINKEDIN
Instagram

Leave a comment

*