Descanso

El del verano del 20 en hoteles de España

El verano del 20 es el de las mascarillas, la distancia social y pasar las vacaciones en hoteles de España. El de viajar en coche y decir aquello de «nos apañaremos con lo que tenemos, ya haremos ese viaje a Italia cuando salga la vacuna». Este año no hay ni tarjetas de embarque ni maletas que facturar al extranjero. El verano del 20 es un verano para conocer y reconocer España colaborando, de esta manera, con la economía de nuestro país. Nuestros hoteles y restaurantes nos necesitan, el sector servicios en general, y tenemos que volver ese sacar el espíritu solidario que hemos demostrado durante la crisis sanitaria, pero ahora con el sector del turismo y la restauración, respetando siempre las medidas de prevención para minimizar riesgos frente al Covid—19, eso sí.

Del «Asturias, patria querida» al «Murcia, qué hermosa eres» pasando por el «Cantabria infinita», «Siempre Andalucía» o el «Ven y respira» de Cuenca. Porque España es bonita hasta decir basta y la relación calidad-precio de nuestros hoteles y nuestra gastronomía es muy apreciada por el turista extranjero. Un dato: de cada 100 reservas de hoteles en Europa, 41 son en hoteles españoles. Los 84 millones de extranjeros que vinieron en 2019 nos avalan como un país al que volver. Y volver es lo que nos toca a los españoles este año o, mejor dicho, nos toca no irnos.

Dejando a un lado, pero sin olvidar, lo de las mascarillas, el distanciamiento social y tal, el verano del 20 será un verano de los de siempre. La nevera llena de cervezas y tintos de verano, la siesta de hora y media en la cama, el Marca y el Hola a la sombra, el balón de Nivea pegado al palo de la sombrilla y dormir ocho horas del tirón. Puede que todo sea casi igual y puede que eso esté bien, más no le podemos pedir al verano del 20.