Mejores posturas para dormir

Dormir es uno de los mayores placeres de la vida. Sin embargo, ¡no debemos dejarnos caer en el colchón de cualquier manera! Un descanso correcto no sólo ayuda a recargar pilas, sino también a relajar la musculatura y hacer desaparecer el cansancio articular. Porque ya hay muchas cosas que nos pueden quitar el sueño… al menos, que la postura no sea una de ellas. ¡Atento a nuestra guía para descansar bien!

 

Guía para dormir en la mejor postura

¿Sabías que la postura en la que duermes va a determinar en gran medida tu nivel de descanso? Tanto en una siesta como durante la noche, es necesario prestar atención a la colocación de nuestro cuerpo sobre la cama. ¿Cuál es la postura ideal para dormir como un bebé?

  • Posición fetal. Es la que ponen los bebés. Es estupenda para ahorrarte problemas digestivos, sobre todo si has cenado poco tiempo antes de acostarte. Esta postura te evita reflujos y permite que el aire de tu respiración fluya con normalidad. ¡Ojo! Trata de no “pisarte” brazos o piernas. Si tu cuerpo presiona involuntariamente tus extremidades, te entrará el típico hormigueo por falta de riego sanguíneo.
  • La postura del misionero. No tiene nada que ver con la famosa postura sexual. Se trata de tumbarse de costado, posicionando ambas manos delante de la cara. Según los expertos, es la mejor para que toda la musculatura corporal se relaje y evita el aplastamiento de los brazos mientras se duerme profundamente. Eso sí, poder aplicarla depende directamente de la anchura de tu cama.
  • Sobre el lado izquierdo. Es la más avalada por los científicos. Al parecer, facilita un sueño más tranquilo y se evitan pesadillas. Favorece el proceso digestivo ya que es el lado opuesto al de la boca del estómago, impidiendo sufrir de acidez y la subida de flujos gástricos. Además, ayuda a la circulación sanguínea, ya que aminora de presión el trabajo de nuestro corazón.

 

Compartir
Facebook
Twitter
LINKEDIN
Instagram

Leave a comment

*