Preguntas con respuesta: Nórdicos de plumón

El mundo del nórdico es complejo y difícil de entender. En el mercado tenemos distintas plumas y dependiendo de la calidad de estas, el precio del nórdico variará. Es por eso que hoy queremos exponer de manera clara qué es un nórdico de plumón y por qué es un gran aliado para combatir las noches más frías del año.

¿No parece muy abultado y difícil de manejar?

Un auténtico edredón nórdico de plumón es el sistema más natural, cálido y cómodo existente. Nos permite movernos con total libertad en la cama ya que es una prenda ligera y fácil de manejar.

¿El mismo nórdico me vale para la playa y para la montaña?

No todos los nórdicos sirven para todo el mundo o para las mismas zonas. Un nórdico con un gramaje de 200 es ideal para zonas de montaña, donde el frío es difícil de llevar. Pero si este mismo nórdico lo queremos utilizar en Andalucía, por ejemplo, pasaremos calor y aún más si tenemos calefacción en nuestro hogar.

El número que indica el gramaje, ¿indica también la calidad?

Es importante tener claro que el gramaje del nórdico tan sólo nos indica el peso por metro cuadrado del nórdico, en ningún momento este número nos indica la calidad de éste ni el poder de aislamiento. Por ejemplo, un nórdico realizado en 98% plumón y gramaje 150gr/m2 es mejor que un nórdico realizado en 96% plumón y con 190gr/m2.

¿Qué es realmente el duvet o plumón?

El plumón o duvet se extrae del cuello y pecho de ocas y patos. El plumón es más tupido que la pluma, lo que significa que regula mejor nuestra temperatura corporal mientras dormimos. Los rellenos de plumón poseen mayor capacidad térmica que los de pluma.

Si tengo en frente mío dos nórdicos de plumón, ¿cómo sé cuál es mejor?

El nórdico que tenga un porcentaje mayor de plumón siempre será de mejor calidad. Siempre será mejor un nórdico de 98% plumón que 96% (a pesar de parecer poco importante la diferencia del 2%).

¿Será difícil mantener el nórdico en buenas condiciones?

Es muy sencillo mantener un nórdico en perfecto estado. Para ello:

-Ahuecaremos y ventilaremos el nórdico con frecuencia para eliminar la humedad absorbida y redistribuir el relleno.

-Lo lavaremos en tintorerías especializadas.

-Si se lava en casa, será con agua a 30ºC, detergente neutro, centrifugado corto y secado en secadora con un programa delicado. Bajo ningún concepto utilizaremos lejía.

-Lo guardaremos en su embalaje original de algodón y no colocaremos peso encima.

 

Estas son muchas de las preguntas que nos planteáis y que hoy hemos querido responder. Aun así, si surgen más dudas, sabéis que podéis contactar con nosotros por whatsapp (673-247-551), el chat que aparece en la web, por mail… ¡Incluso por Facebook o Twitter!

Compartir
Facebook
Twitter
LINKEDIN
Instagram

Leave a comment

*