certificado OEKO-TEX

¿Puede una almohada estropear tu colchón nuevo?

Muchas veces pensamos que hemos hecho una buena compra de colchón, que esos 600€ (o el precio que sea) están muy bien pagados. Hemos probado el colchón en la tienda, nuestro cuñado tiene ese mismo colchón… y estamos convencidos de que a partir de ahora vamos a descansar como niños pequeños. Pero esto puede no ser así si olvidas la almohada.

¿Puede una almohada estropear mi colchón nuevo? Sí. Piénsalo, ¿hace cuánto que no la cambias? Si no puedes recordar cuándo fue el cambio, ve corriendo a por una nueva.

Te detallamos todas las cosas que pueden hacer que tu almohada esté reduciendo tu calidad de sueño:

1.¿Duermes en buena posición con la almohada?

¿Recuerdas las películas americanas? Cuando sale la pareja hablando en la cama y tienen no una, sino cientos y cientos de almohadas y cojines. Parece cómodo, ¿no? Cuando nos vayamos a dormir, tenemos que alejarnos de esa imagen de película, con sólo una almohada tendremos suficiente.

Lo importante es que nuestra postura esté natural y relajada, intentado que la columna esté lo más alineada posible. Una almohada muy alta o muy baja, hará que durmiendo nuestro cuerpo esté en tensión, por lo que por la mañana tendremos dolores musculares.

Si te gusta dormir boca abajo (aquí en Khama hay gente que lo hace) lo ideal entonces es no usar almohada-o usar una almohada muy bajita- , de lo contrario estaremos forzando a nuestro cuerpo a una postura nada natural.

 

2.¿Sabes de qué está hecha?

Lo primero y más importante, saber de qué está hecha nuestra almohada, tanto si sufrimos de alergias como si empezáramos a tener síntomas y la piel enrojecida cuando dormimos.

Si eres una persona calurosa, apuesta por las almohadas de fibra. Por lo general, las de látex y visco retienen más el calor. Un gran consejo que no siempre tenemos en cuenta cuando escogemos nuestra almohada.

 

3.¿Haces una buena limpieza y mantenimiento de tu almohada?

¿Puedes recordar cuándo lavaste la funda blanca de tu almohada? Si no puedes recordarlo, amigo mío, mejor hacerte con una nueva almohada.

Detengámonos a pensar, en la almohada apoyamos nuestra cabeza noche tras noche y en ella se depositan varios restos (sudor, saliva, grasa del cuero cabelludo…) Es por eso que no basta con tan sólo lavar la funda de sábana de la almohada, lavar la protección de la almohada es esencial. Lo recomendable es lavar la funda de la almohada con agua caliente, así quedará la funda bien limpia.

Si tenéis hijos en la adolescencia y sufren de acné, es aún más importante limpiar bien la almohada. Tendrán que cambiar las fundas de la almohada con más frecuencia, incluso cada 2-3 días y nunca irse a la cama con la cara sin lavar.

¿Cómo saber cuándo cambiar la almohada? La almohada es más que recomendable cambiarla cada dos años. ¿No crees que puedas acordarte de eso? Muy fácil, cambia la almohada en los años pares o impares, así es más fácil acordarte ¿no? O si sois muy futboleros, cambiar la almohada con cada mundial o eurocopa…como son cada 2 años…

Compartir
Facebook
Twitter
LINKEDIN
Instagram

Leave a comment

*