¿Tienes alergia? ¡Cambia tu colchón!

Tener algún tipo de alergia es algo muy común. Día tras día, conocemos la existencia de un nuevo tipo o conocemos el incremento de casos que se producen en nuestra sociedad, debido a ciertas condiciones adversas para la salud en las que debemos convivir: altos niveles de contaminación del aire, demasiados productos artificiales en los productos de alimentación, etc. Por eso, no es de extrañar que hasta creamos poder tener alergia de nuestro colchón.

 

¿Qué es una alergia?

 La alergia es una reacción de nuestro cuerpo ante el contacto con ciertas sustancias o elementos. Es decir, nos hacemos hipersensibles a la exposición de un agente externo, provocando una respuesta inmediata de nuestro organismo debido a la hipersensibilidad, con el objetivo de evitar un mayor contacto con ese alimento, planta, sustancia en el aire…

¿Qué tipos de alergia suelen tener mayor incidencia entre la población?

  • A los ácaros.
  • Al polen.
  • Al pelo de los animales.
  • A las picaduras de ciertos insectos.
  • Al látex.
  • A los componentes de ciertos alimentos, como el gluten o la lactosa.

 

¿Existe la alergia al colchón?

 Este tipo de alergia no existe como tal. Sin embargo, sí que existe la alergia al polvo y al pelo de nuestras mascotas. Ambos pueden acumularse sobre la ropa de cama y producen asma: asfixia, ataques de tos, incremento de la mucosidad de las vías respiratorias, etc.

Para dejar de interrumpir nuestro descanso, lo mejor es dormir sobre un colchón que esté preparado y nos evite un contacto prolongado con el foco de la alergia. En el mercado existen muchos tipos: algunos suelen estar fabricados impregnando en ellos ciertos productos químicos que luchan contra la adherencia del polvo y otros, más naturales y respetuosos con el Medio Ambiente, están hechos con tejidos que repelen naturalmente los ácaros, como la seda.

Igualmente, algo muy importante a tener en cuenta para que nuestra salud no se resienta, es mantener una buena higiene en nuestros productos de descanso, utilizando fundas protectores y lavando periódicamente pijamas, sábanas y almohadas.

Tu salud es lo primero. Ante el primer signo de alergia… ¡cambia tu colchón!

Compartir
Facebook
Twitter
LINKEDIN
Instagram

Leave a comment

*