1, 2, 3… ¡IMC!

Desde que nos levantamos hasta que nos acostamos los números rigen nuestra vida: la hora a la que suena el despertador, la temperatura del aire acondicionado, las pulsaciones del corazón que nos marca la pulsera deportiva… Los números nos ayudan a vivir, así que ¿por qué no a dormir?

En KHAMA solo necesitamos un número para saber cuál es el colchón que mejor se adapte a ti y a tu pareja: el Índice de Masa Corporal (IMC). Porque el descanso de cada uno -como la vida misma- se rige por números distintos.

Para dormir bien, un colchón debe proporcionar la firmeza y el confort ajustado a nuestro peso y altura (IMC)

Si el colchón es más suave del recomendado según tu IMC puede provocarte dolor de espalda a medio plazo, pues tu columna vertebral no se mantendrá alineada.

Si el colchón tiene la firmeza adecuada para tu IMC te ofrecerá un equilibrio perfecto entre dureza y adaptabilidad, proporcionándote un descanso saludable.

Si el colchón es demasiado firme para tu IMC puede generarte una presión excesiva que te provoque dolencias en los hombros, las piernas o la zona lumbar.

FIRMEZA SUAVE

IMC menor de 25

Si este es el resultado de tu IMC, la tuya es la firmeza suave (S). En KHAMA la conseguimos mediante una tecnología híbrida formada por una capa de espuma Bluemoon − de alta resistencia, pero suave y esponjosa− que colocamos sobre una base de muelles ensacados Multispring.

FIRMEZA MEDIA

IMC entre 25 y 30

A IMC medio, firmeza media (M). Tu colchón KHAMA será el compuesto por látex orgánico combinado con un núcleo interior de muelles ensacados Multispring. ¡Confort asegurado!

FIRMEZA FIRME

IMC mayor de 30

Firmeza firme (F), valga la redundancia, para aquellos IMC más elevados. Aquí el secreto está en la viscoelástica de alta densidad sobre los ya famosos muelles ensacados Multispring.

Khama_V3-IMC-

Adaptado a ti y a tu pareja

Cuando la cama es compartida, y el colchón el mismo para los dos, es inevitable que uno salga perdiendo porque no se adapte a su firmeza. Elegir el colchón tiene que ser fácil y, lo más importante, los dos tenéis que descansar bien en él.

Por eso en KHAMA os ofrecemos una solución: dos lechos diferenciados en el mismo colchón, sea de igual o de diferente firmeza. 

Así, si el IMC de tu pareja y el tuyo es el mismo, KHAMA es vuestro colchón porque os ofrece dos lechos diferenciados para que, cuando uno se mueva el otro no lo note.

Pero es que, si el IMC de tu pareja y el tuyo no coinciden, KHAMA es vuestro colchón con más motivo todavía, porque la diferenciación de lechos también puede ser de firmezas. Por ejemplo, si tu IMC es de 20 y el de tu pareja de 27, podéis tener un colchón mitad firmeza suave, mitad firmeza media. ¿No es genial?

Elegid vuestro lado de la cama y haced el test IMC: sabréis cuál es el colchón KHAMA que os hará descansar a los dos igual de bien.

Utilizamos cookies propias y de terceros, analizando tus hábitos de navegación en nuestra web para mejorar nuestros servicios y facilitar tu navegación. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.