Descanso Khama

‘Desconexión mood’ o cómo descansar en verano

Agosto. Playa o montaña. Zapatillas o chanclas. En familia o con amigos. Olimpiadas — ¿en año impar?— o siesta. Agosto es diferente. Agosto es el mes de dejar atrás la rutina. El mes controlar el estrés y las preocupaciones, y una buena manera de controlar el estrés y la preocupaciones es dejar de controlar el estrés y las preocupaciones. Touché. Sin pretenderlo, agosto suena a título de película de acción: ‘Desconexión Mood’ o como descansar en verano.

Descansar en verano, con sus largas horas de sueño, nos prepara para septiembre.

‘Desconexión Mood’ es que nuestras preocupaciones pasen por si acompañamos el aperitivo con cerveza o tinto de verano, o las dos cosas a la vez. O por la indecisión del sabor del helado. De mango o stracciatella. O vainilla y fresa o chocolate para los más clásicos. El estado de desconexión de agosto es nuestra particular pretemporada —como los equipos de fútbol— previa a la temporada. De partidos amistosos, sin jugarnos nada. Que ya vendrá septiembre con sus previas de Champions y nos indicará cómo nos va a lucir la temporada 2021/22. 

Pero ahora estamos en agosto, el periodo entre un final de curso y el inicio de otro. En el limbo del año. Y eso hay que aprovecharlo, bien para no hacer nada o bien para hacer de todo. Gran parte de los planes de desconexión —de no hacer nada— pasan por el descanso. Son muchas las horas de sueño que nos debemos a lo largo del año y este es el mes de ajustar cuentas. Unas cuentas que igual luego se traducen en hábitos, aprendiendo de esta manera a educar a nuestro cuerpo en materia de descanso. Un ‘querernos más y mejor a nosotros mismos’ de toda la vida. El descanso, como el amor, tenemos que buscarlo primero y trabajarlo después si queremos que nos dure para siempre.