No es por tu colchón, es el síndrome del mal durmiente

Si al sonar la alarma, sientes que no has tenido el tiempo suficiente para dormir, te despiertas cansado y sin energías puede ser que bien tu colchón haya perdido confort o bien sufras algún síntoma del mal durmiente.

Hemos detectado 8 síntomas del mal durmiente, los cuales afectan directamente a la calidad del descanso y por consiguiente a tu salud y calidad de vida. Como bien dicen los expertos, el primer paso para solucionar un problema, es detectarlo:

No es por tu colchón, es el síndrome del mal durmiente

Síndrome del trasnochador

Bien sea porque tenías trabajo, una reunión con cena que se ha extendido más de lo debido, te has puesto Netflix y no has podido parar… Sea cual sea el motivo, quedarse despierto hasta muy tarde tiene un precio.

Mal del comilón

Ya habrás oído alguna vez que “somos lo que comemos”, y es verdad. La comida que ingieres es tu fuente de energía para el resto del día y también influye en cómo será tu descanso por la noche. Si todo el día has estado comiendo bollería industrial, platos rebozados y fritos y comida rápida, lo más normal es que a la noche te encuentres hinchado, con indigestión y conciliar el sueño será más que difícil.

El síndrome de la bella durmiente

Si alguna vez has dormido una siesta en tu colchón de 3 horas pero no sabes si es mañana o tarde, sabes de lo que hablamos. Tras esa siesta te levantas desorientado sin saber dónde estás y en que día te encuentras, te levantas como si vinieras de correr 2 maratones, no te sientes mejor sino todo lo contrario.

El síndrome de la bella durmiente consiste en dormir por periodos prolongados de tiempo, que pueden abarcar desde casi un día entero hasta semanas. El paciente presenta una somnolencia que no puede controlar, lo cual lo conduce a un estado de hipersomnia.

La ansiedad del noctámbulo

A veces nos pasamos toda la noche dando vueltas en el colchón, nos tapamos, nos destapamos… y no hay manera de poder quedarnos dormidos. En ocasiones esto se debe a que no paramos de pensar cosas que tenemos que hacer al día siguiente, una pequeña discusión, esa reunión del trabajo que tienes a final de semana… Por la noche tenemos que intentar desconectar de todo, es nuestro momento de paz y debemos descansar.

Khama Colchon mal durmiente - Trasnochador

 

Manifestación de la pierna inquieta

Este síndrome suele aparecer a partir de los 40 años. Se produce cuando por la noche, somos incapaces de estarnos quietos y nuestras piernas sienten la necesidad de moverse. Sólo con el movimiento o masajes, conseguimos aliviar este síndrome.

El atleta perezoso

Si no eres de los que le gusta hacer deporte. Estar activos físicamente es importante para tener una vida sana. Intentar caminar aunque sea 30 minutos seguidos a un buen ritmo es lo menos que puedes hacer por tu salud. Pero si caminar te parece aburrido, siempre puedes bailar, hacer unos estiramientos, subir y bajar las escaleras de tu edificio un par de veces.

Las sombras de…

Es cierto que se necesita tener la habitación a oscuras para un mejor descanso. Pero por otro lado, como mejor se despierta nuestro cuerpo es cuando poco a poco entra en la habitación algo de luz natural. Es más agradable para el cuerpo despertar poco a poco con la luz natural que con el ruido del despertador. Te aconsejamos que evites las habitaciones pintadas y decoradas en colores oscuros. Si a esto añades dejar que pase un poquito de luz por la ventana, al amanecer poco a poco entrará la luz en la habitación y tener que despertar no te costará tanto trabajo.

Khama colchón bella durmiente

Distracciones fuera del dormitorio

Si vives en una calle céntrica, sabes cuántas interrupciones sufres mientras duermes (y aún más en verano cuando dormimos con las ventanas abiertas): la iluminación de la calle, las terrazas de los bares, gente que se retira de fiesta y va cantando a pleno pulmón por la calle, el camión de la basura, una alarma que salta.

Una vez que hemos descrito los 8 síntomas del mal durmiente, ¿te sientes identificado con alguno? ¿Nos hemos dejado algo en el tintero? ¿Cómo podríamos “curarnos”?

 

Compartir
Facebook
Twitter
LINKEDIN
Instagram

Comments are closed here.