Colchones viscoelásticos, ¿Qué son en realidad?

Cuando queremos cambiar nuestro colchón tenemos una idea fija: que sea de viscoelástica. Aunque este material dejó de ser novedad hace algún tiempo, sigue estando de moda tener un colchón con visco. Pero tenemos que ser cuidadosos ya que no a todos nos facilita el descanso un colchón de este material. ¿Interesado? Sigue leyendo.

 

¿Qué es un colchón con viscoelástica?

La viscoelástica es una espuma que reacciona a la presión y calor del cuerpo. Esta espuma recupera su forma original una vez desaparece la presión y calor corporal. El mundo del descanso comenzó a utilizar esta espuma tecnológicamente más avanzada por su gran capacidad para adaptarse al contorno del cuerpo. Ofreciendo así un apoyo libre de presiones y con una agradable sensación de ingravidez.

¿Hay colchones que sean viscoelásticos al 100%?

Muchas personas buscan un colchón viscoelástico al 100%, pero en el mercado no existen colchones fabricados de manera exclusiva con este material. Un colchón realizado en un único bloque de visco no nos ofrecería un buen descanso. En su lugar, se opta por aplicar capas de otros materiales (muelles o espuma HR) junto con visco para conseguir un buen confort.

¿Qué implica la densidad de la visco? ¿Cuanto más densa mejor?

La densidad de la viscoelástica se mide en kg/m3. La diferencia en precio varía dependiendo de la densidad de la espuma visco. Cuanta más densidad tenga, más material tendrá, por lo que aguantará mejor el paso del tiempo. Sin embargo, los colchones con capas muy gruesas de visco y con alta densidad aumentan —y mucho— su peso. Por lo que si adquirimos un colchón a doble cara, manejarlo para rotarlo y voltearlo se convierte en una tarea titánica.

También se cree que cuanto más densidad tenga la visco, mejor será nuestro descanso y confort, pero esto no es así. Existen en el mercado viscoelásticas tanto firmes como suaves donde la densidad no indica el nivel de adaptabilidad del material.

Es esencial recordar que a mayor densidad en la viscoelástica, menos transpirabilidad tendrá el colchón. Si optamos por una alta densidad unido a la adaptabilidad del material y la baja transpirabilidad, notaremos cómo la sensación térmica aumenta durante la noche (un resultado poco agradable para muchos).

En resumen, una buena espuma que nos garantice una durabilidad de 10 años, que nos permita un apoyo flexible y con una buena transpirabilidad debe tener una densidad de 50 kg/m3 aproximadamente.

 ¿Para mis dolores de espalda lo mejor es la visco?

Algunas marcas de descanso asocian sus colchones viscoelásticos con el sector de la salud o medicina. Desafortunadamente, en muchos casos es tan sólo cuestión de marketing e imagen. Los colchones visco no tienen capacidades curativas, no se prescriben para combatir dolencias en vértebras, escoliosis… Un colchón viscoelástico no es un producto milagro.

Sí es cierto que al reducir la presión ejercida y la sensación de ingravidez que nos ofrece el material genera sensación de alivio en muchas personas. No obstante, tenemos que ser cuidadosos y sensatos ya que lo que resulta beneficioso para unos, puede ser perjudicial para otros. Lo más sensato: pedir siempre la opinión de nuestro médico o especialista ya que cada caso es único y diferente. 

 

Si tienes algún otro consejo que quieras compartir con nosotros, no olvides hacerlo a través de nuestras redes sociales en Facebook, Twitter o Instagram.

Compartir
Facebook
Twitter
LINKEDIN
Instagram

Leave a comment

*